Los mapas de calor o heatmaps, son herramientas de análisis te permiten visualizar la interacción del usuario de forma gráfica. Con está explicación, seguramente no te ha quedado muy claro, continúa leyendo y te contaré todos los detalles.

Lo más seguro es que cada página web que visites esté analizando todo lo que haces en ella. No te preocupes, no te están espiando, es simplemente marketing en internet. Usar ‘Heat Maps‘ o mapas de calor, tiene un simple propósito:

Optimizar la usabilidad web para aumentar las conversiones. 

Incluir un sistema de mapas de calor en tu web es la solución perfecta si:

El concepto es simple: los movimientos del ratón, los desplazamientos de la pantalla y los clics, son monitoreados por aplicaciones específicas integradas en la web que se convierten en varios colores para mostrar la densidad de uso de diferentes partes de la página web.

La intención con este tipo de gráficos, es convertir las series de datos analizados en información visualmente comprensible, lo que facilita la interpretación en un vistazo. De hecho, el creador de esta herramienta fue Cormac Kinney, quien desarrolló la idea a mediados de los años 90, precisamente para intentar dar a los operadores del mercado de valores una herramienta visual para facilitar la lectura de datos financieros.

Diseño de interacción y marketing de contenidos

Con la ayuda de mapas de calor, es posible analizar la calidad de los sitios web corporativos, el comercio electrónico, los blogs y la efectividad de las estrategias de marketing basadas en interacciones como banners y llamadas a la acción.

Pero vayamos paso a paso: ¿Alguna vez has dejado de pensar en qué características determinan el éxito de tus canales online? Cuando los usuarios navegan por Internet, primero buscan dos cosas:

Por lo tanto, el diseño y el contenido de la web, son elementos clave en los que centrarse para satisfacer mejor las necesidades de los usuarios. Por lo tanto, para optimizar el sitio, se deben operar estas dos grandes áreas. Utilizando mapas de calor, es muy fácil comprender la efectividad del diseño y el contenido.

Diseño de interacción

Los mapas de calor, como se mencionó, están destinados a optimizar la usabilidad del sitio, pero ¿qué determina esto último? La respuesta es simple: una buena usabilidad proviene de una buena interfaz, que es el elemento que asegura la interacción entre el usuario y, en este caso, la web. Esta interacción se construye a través de estrategias de diseño de interacción (construcción de páginas) que tienen como objetivo hacer intuitivo e inmediato el acercamiento del usuario a los elementos y contenidos dispuestos dentro del sitio.

Con las estrategias de diseño de interacción, de hecho, el sitio se estructura mediante el razonamiento sobre la disposición lógica de todo lo que el usuario puede hacer clic, tocar, desplazarse o seleccionar. En este punto, está claro que el propósito principal de la interfaz es hacer que la navegabilidad dentro de un sitio sea fluida para asegurar su éxito. Esto nos da un gran poder: a través de la construcción de la arquitectura del sitio, tenemos el poder de guiar de manera invisible al usuario a donde queremos, pero esto solo ocurre cuando somos buenos construyendo bien la arquitectura del sitio. Si algo está mal, el usuario estará confundido y esta confusión se manifestará en los movimientos del mouse en el sitio y por lo tanto en los mapas de calor.

Si el seguimiento del movimiento fuera caótico, rápido, inconsistente entonces tendríamos la confirmación de que al usuario le cuesta moverse dentro del camino que le hemos construido, en este caso consciente del problema, podemos intervenir para mejorar la navegabilidad. y usabilidad. En este sentido, los mapas de calor también son muy útiles para examinar las versiones responsivas de sus sitios en diferentes dispositivos, como smartphones y tabletas.

Marketing de contenidos

Si bien el diseño de interacción asegura la facilidad de uso, los contenidos insertados determinan la conversión del usuario, sin estos, de hecho, la estructura quedaría como un sobre vacío. Si mi web no despega o las llamadas a la acción no funcionan, quizás también sea porque no puedo dar la información necesaria o porque las llamadas a la acción no son convincentes y efectivas. En consecuencia, para el éxito de un sitio web, el diseño de interacción y el marketing de contenidos deben ir de la mano y los análisis realizados deben tener siempre en cuenta cómo estos dos elementos se influyen entre sí.

Diferentes análisis para diferentes opciones

Dado que los mapas de calor estudian el comportamiento del usuario dentro de una página web y que este último es llevado a realizar diferentes acciones, entonces también existirán diferentes tipos de mapas, todos ellos fundamentales para tomar conciencia de la efectividad del diseño de interacción construido.

Tipos de mapas de calor

Mapa de calor de movimientos

El mapa de calor por movimiento, rastrea los movimientos del puntero en la página web y luego muestra las áreas donde los usuarios se mueven con el ratón. Gracias a este tipo de análisis es posible verificar qué áreas del sitio son más utilizadas y cuáles son menos, o realmente ignoradas. Esto facilitará la reorganización de los elementos de la página según el grado de importancia que tengan para nosotros. Si se coloca un contenido relevante en las áreas frías (azules), donde la interacción es mínima, entonces puede pensar en mover ese elemento a las áreas calientes (rojas), donde los usuarios se detienen más.

Por el contrario, el contenido que no es relevante, como los artículos antiguos, se puede colocar en áreas menos frecuentadas por los usuarios para dar mayor relevancia a otros. Sin embargo, no debemos caer en el error de pensar que el movimiento del ratón se corresponde perfectamente con el movimiento del ojo, por ello es importante integrar este tipo de análisis con los otros dos tipos.

Mapa de calor de clics

El mapa de calor de clics es el análisis que considera los clics (o toques en el caso de smartphones y tabletas) que realizan los usuarios: los puntos azules indican las áreas con menos clics, los rojos las áreas con más clics y los puntos amarillos, casi blanco, en cambio indican las áreas con mayor concentración de interacciones Detrás de cada clic, y cada «no clic», hay una gran cantidad de información útil que podemos utilizar para optimizar nuestra estrategia de marketing. Por ejemplo, si hemos ingresado una llamada a la acción pero tiene un número de clics muy bajo, entonces podría pensar que el mensaje elegido no es lo suficientemente efectivo o que quizás el elemento para hacer clic está ubicado en un área poco utilizada.

Siendo conscientes de esto, se pueden probar otras soluciones para lograr el propósito deseado e invitar a los usuarios a la acción. Pero también podemos deducir soluciones indirectas: si hay un elemento en el que se hace clic en particular en el sitio, entonces podré considerar agregar contenido que sea relevante para mí y que sea importante que los usuarios vean. En esto, los elementos ya fuertes se utilizarán para fortalecer incluso a los débiles. Si, por ejemplo, una foto o imagen de mi sitio recibe muchos clics pero no está conectada a nada, entonces significa que el usuario espera encontrar más información al respecto y que será necesario crear un enlace para ese elemento.

Mapa de calor de desplazamiento

El mapa de calor de desplazamiento es una representación visual de la cantidad de tiempo que los visitantes pasan en el sitio en relación con el uso del desplazamiento o scroll, lo que le permite comprender si el usuario profundiza en una sola página o siempre está en la parte inicial. La llamada profundidad de desplazamiento puede ser un indicador importante de la percepción de la calidad de su contenido por parte de los usuarios que visitan su sitio. Con esta información, es posible redefinir la prioridad de los contenidos del sitio, así como su modo de uso, calibrando, por ejemplo, su longitud o su disposición lógica.

Los análisis realizados se presentan en forma de degradado de color: comienza indicando el punto de inicio de la página en rojo, para luego pasar al azul de la parte de menor interés de la página. Los resultados pueden brindarle información para repensar el posicionamiento de elementos importantes, así como también servir para controlar la idea subyacente del contenido. Dada la particularidad del análisis, también es posible obtener los resultados en porcentajes, de esta manera será posible entender si sus visitantes han visto la página en cuestión en su totalidad o en un tanto por ciento.

Algunos consejos de análisis

Sin embargo, antes de utilizar mapas de calor, es fundamental comprender cómo abordar este tipo específico de análisis para poder aprovechar al máximo su potencial. Así que cuando te encuentres frente a tus manchas de color recuerda que tendrás que observarlas siguiendo algunos consejos importantes que pueden marcar la diferencia.


Ejemplos, deducciones y estrategias

Hasta ahora está claro que los análisis realizados con mapas de calor dan la posibilidad de mejorar la disposición de los elementos de su sitio, pero existen diferentes tipos de sitios web: el sitio de un autónomo será diferente de un e-commerce y un blog diferente a una revista. Por lo tanto, el propósito del sitio web afecta el comportamiento del usuario y, en consecuencia, la construcción de la interfaz. A continuación proponemos tres ejemplos diferentes para tres tipos de sitios, imaginando escenarios hipotéticos y las estrategias relacionadas a aplicar.

E-Commerce

Web de servicios profesionales

Magazine On-Line

Publicidad y Banners

Hasta ahora hemos visto cómo los mapas de calor dan la posibilidad de colocar los elementos que son importantes para nosotros en posiciones estratégicas del sitio: esta operación es muy importante en caso de que necesite insertar banners o anuncios (fotos y videos), de hecho, las decisiones que se tomen, siempre son muy delicadas, ya que pueden molestar a los usuarios. Un análisis bien realizado también puede determinar el éxito de estos elementos que generalmente se perciben como «spam». En este caso hay dos operaciones a realizar:

• Intenta insertar publicidad relacionada con el tema del sitio.

• Coloca anuncios y banners en áreas que sean visibles pero que no molesten demasiado al usuario.

Gracias a los mapas de calor es posible evaluar las áreas estratégicas para insertar publicidad. Tal vez pueda insertar el espacio para anuncios en las áreas amarillas, que tienen un buen promedio de visibilidad o tal vez ubicar elementos cercanos a los que se hace clic y se toman en consideración. De esta forma podrás obtener el máximo resultado aprovechando los hábitos de los usuarios.

Verificación de análisis con test A/B

En base a las estrategias creadas a partir del análisis de los mapas de calor, es posible realizar pruebas A / B para verificar si los cambios realizados son realmente más efectivos que la versión inicial del sitio.

Entonces, ¿qué son las pruebas A / B?

Es este test, se generan dos versiones del mismo elemento que están disponibles online. A partir de los análisis realizados con mapas de calor de la primera versión, se creará otra variante del sitio a partir de las deducciones derivadas del comportamiento del usuario.

La primera versión de la página se muestra a la mitad de la muestra de sus usuarios, la segunda a la otra mitad. De esta forma, una vez realizada la prueba, se podrá evaluar si la segunda variante de la página web es realmente más efectiva y eficiente que la primera y si las deducciones obtenidas de los mapas de calor son correctas. Por ejemplo, si noto que mis usuarios nunca hacen clic en una llamada a la acción en forma de botón rojo, es posible pensar que además de la posición no óptima también es un problema de color, quizás el rojo se percibe como un color para «evitar».

Gracias a los test A / B será posible por tanto tener datos reales para asegurar el éxito estratégico de la estrategia web.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.